Mi fantasia hecha realidad

Escrito en Intercambios por Relatos Eroticos el Domingo 3 Diciembre 2006 a las 7:28 pm

Hola a todos y todas lectores hace algún tiempo he venido leyendo las historias que se publican aquí, por eso es que hoy me he decidido a contarles la grandiosa historia de algo que me sucedió en realidad y quién sabe, con ayuda tal vez pueda repetirla.

Comenzaré diciendo que vivo en la ciudad de México, soy mexicano pero hasta los 18 años viví en un país de Europa, tengo 32 años y estoy casado en segundas nupcias desde hace poco más de 2 años, peso 52 o 53 kilos y voy al gimnasio además que en mis años de niñez y principios de adolescencia hice gimnasia olímpica por lo que tengo un buen cuerpo, no soy un Adonis ni mucho menos pero no soy tan feo y no estoy tan mal, sin embargo mi segundo matrimonio no ha funcionado todo lo bien que yo quisiera, sobre todo en el aspecto sexual, verán, mi esposa es un poco recatada, cosa que antes de casarnos no era (por eso me conquistó) además ha ganado unos kilitos de más y eso para mí tiene más poder enfriador que un refrigerador industrial, por eso es que la historia que les voy a contar viene de una fantasía largamente acariciada y después de algunos años por fin se hizo realidad.

Resulta que después de leer algunos relatos el deseo de convertir mi fantasía en realidad se hizo cada vez más grande hasta casi obsesionarme, verán siempre había querido compartir a una mujer con otro hombre, es decir hacer un trío de dos hombres y una mujer, pero por razones sentimentales nunca me había decidido. Pues bien un día puse un anuncio en una revista de tiempo libre que se publica en México, con muy pocas esperanzas, pues hasta donde yo sabía las mujeres mexicanas son bastante “fresas” es decir reprimidas y para sacarles una cogida se lleva uno meses y que decir de una buena mamada o sexo anal, eso está casi fuera de la discusión. En fin que un día menos pensado llega un mail a mi correo firmado por Patty y diciendo que su fantasía era la de estar con dos hombres a la vez y dar la cogida del año, yo por supuesto respondí inmediatamente a su correo y le di mi numero de celular (no podía arriesgarme a que mi esposa contestara el teléfono ¿verdad?) al día siguiente una voz desconocida en mi celular me distrajo de mi trabajo, preguntando por mi nombre, “sí, soy yo” dije “¿quién habla?” la voz respondió “Patty, hablo acerca del mail” en ese momento mi verga se disparó hacia adelante como presagiando lo que podía venir y una gotita de presemen salió de la punta de ella, después de algunas palabras, la verdad no recuerdo cuáles pues estaba bastante nervioso y excitado, quedamos en vernos en un restaurante cerca de la salida a la carretera a Cuernavaca, ya que ahí hay una zona donde hay bastantes hoteles muy discretos. “ya verás lo que nos espera” dijo Patty de una forma por demás cachonda que casi me hace venir en seco.

En cuanto colgué con Patty me dediqué a pensar quién sería el amigo más indicado para compartirla, al fin me decidí por Alfredo un muchacho de 33 años cabello chino al cuál conocía desde hace mucho y habíamos parrandeado en varias ocasiones, aunque nunca como lo íbamos a hacer esa noche, en cuanto le dije de que se trataba me dijo “¡sale! nos vemos en tu casa” así podíamos salir sin que mi esposa se diera cuenta. Llegó la hora citada y Alfredo y yo parecíamos niños a punto de ver su película favorita, nos retorcíamos las manos y no podíamos estar quietos.

Por fin llegó Patty, aunque cuando la vimos entrar no nos imaginábamos que una mujer así estuviera dispuesta a tener sexo con dos hombres al mismo tiempo, ella se acercó y preguntó por mi nombre, en cuanto oí esa voz, la misma que por teléfono, mi verga respondió como resorte y por los movimientos de Alfredo para acomodársela me imagino que a él también. “Sí, soy yo” respondí “siéntate y tómate algo para romper el hielo quieres?”. Estuvimos cerca de media hora, la cuál se me hizo extremadamente larga pues al ver aquel par de nalgas enfundadas en un pantalón de moda que se ciñe a la altura de las caderas y va haciéndose ancho a medida que llega a las pantorrillas, y que luchaban por salir como invitando a perderse entre ellas en un santiamén, el pantalón también le quedaba ceñido en la entrepierna y se le notaba el monte de Venus ligeramente violado por el mismo pantalón es decir, como decimos en México “se lo estaba comiendo”. Llevaba un top blanco sin brassier que, gracias a una repentina corriente de aire, dejaba ver dos pezones parados, una boca ancha y pintada de rojo parecía decir déjame mamarte esa verga. Después de terminar y pedir la cuenta un tanto apresurados, subimos al carro y me dirigí al hotel más cercano no sin antes decirle a Alfredo que se agachara para que no hubiera problema en entrar los tres.

No bien habíamos cerrado la puerta cuando Patty se abalanzó sobre nosotros y besándome en la boca metiendo la lengua como si quisiera arrancarme las amígdalas comenzó a desabotonarnos los pantalones a los dos casi al mismo tiempo. Cuando mi verga y la de Alfredo estuvieron libres de su prisión ella se agachó y sacando la lengua lamió a todo lo largo las dos vergas, la de Alfredo un poco más grande que la mía pero en ese momento Patty parecía no importarle el tamaño sino tratar de meterse las dos al mismo tiempo a la boca, cosa que logró, y que a mí hizo sentir algo diferente al sentir la verga de Alfredo jugando “espadazos” con la mía, pero en ese momento no iba a ponerme yo a pensar, en ese momento nos habíamos convertido en animales deseosos de sexo y nada más.

Después de haberse metido las dos vergas a la boca, Patty comenzó a alternarlas, metiendose la mía hasta que logré sentir en la punta la campanilla de Patty, para luego sacarla mojada y brillante de saliva, después hizo lo mismo con Alfredo mientras ella me jalaba la verga arriba y abajo como masturbándome, cuando se dio cuenta que mi verga estaba circuncidada, miró hacia arriba y viéndome a los ojos dijo “mmmm papacito qué bonita se te ve la cabecita de la verga desde aquí” y dicho esto comenzó a lamer la punta para luego bajar por el tronco con la lengua, para luego volver a subir y ensartársela toda de nuevo hasta la garganta, Alfredo estaba que no podía, y recostándola en la cama comenzó a mamarle la panocha, recorriendo desde su vulva y metiendo la lengua en su vagina, cuando encontró su clítoris comenzó a succionarlo mientras ella daba gritos de placer y se arqueaba sin soltar mi verga ni dejar que se saliera de su boca, después de eso Alfredo le dio vuelta y apuntando su verga a la panocha de Patty hundió su barra hasta que los huevos chocaron con su pubis, Patty solo acertaba a decir, “mmmmmhhh papitos por fin tengo dos vergas para mi solita y las voy a dejar sacas de leche, así así ahhhhhhhh ahhhhhhh” para inmediatamente volver a meterse mi verga en la boca, después de un rato de estar así le pedí a Alfredo que cambiáramos posiciones, así que Alfredo tomó mi lugar frente a la boca de Patty y yo entre sus nalgas, mientras iba dando la vuelta para quedar detrás de Patty pude admirar en todo su esplendor sus nalgas con el pantalón y los calzoncitos todavía a medio muslo y la tetas colgando, ya que yo sí le había quitado el top dejando una deliciosas jarras al aire que por lo menos debían medir 100 cm. No pude resistir y arrodillándome puse mi cara sobre sus nalgas y alargando los brazos hacia adelante me dediqué a darle un beso negro mientras mi nariz y mi lengua se hundían en la deliciosas raja de sus nalgas, y mis manos apretaban y sobaban esas deliciosas tetas que ahora tenían los pezones a punto de reventar y no creo que de frío.

Después de que Patty se vino un par de veces con unos estruendosos “ayyy ayyy oh my god, ahh ahh ahh papacitos me vengo” me levanté y apuntando hacia su culo ensarté toda la extensión de mi verga directo en su ano, el cual estaba ya bastante dilatado por el delicioso beso negro que le había proporcionado, sólo fue cuestión de apoyarlo y entró como con mantequilla, mientras Alfredo a punto de venirse se zafaba de la boca de Patty y haciendo que ella se acostara sobre él dirigió la panocha de Patty hacia su verga quedando en pocos segundos ensartada por los dos hoyos, ella gritaba ” ahhh ¿cómo pueden caber las dos? no importa métanlas métanlas, hasta adentro más” oyendo estos gritos y no pudiendo más saqué la verga del culo de Patty, y tratando de no venirme limpié como pude toda la verga y se la emboné a Patty en la boca para casi de inmediato soltarle un chorro de leche que ella sin quejas comenzó a tragar como si se tratara de un jugo, al ver esto Alfredo tampoco pudo más y saliéndose de la panocha de Patty comenzó a soltarle toda su leche sobre las hermosas tetas, después de esto nos quedamos acostados los tres un buen rato sin decir palabra, hasta que Patty dijo ¿qué les parece si nos bañamos los tres? Alfredo y yo intercambiamos miradas de complicidad y la seguimos a la regadera, mientras nos enjabonábamos o mejor dicho mientras la enjabonábamos y ella a nosotros, comenzó a hacerse evidente nuestra excitación pues ya teníamos las vergas de nuevo a mil, por lo que mientras ella le hacia una nueva mamada a Alfredo recargado en la pared de la regadera, yo me la comencé a bombear de a perrito, mientras estaba haciendo esto sentí unos jugos calientes confundirse con el agua de la regadera, era Patty teniendo su enésimo orgasmo, y al mismo tiempo Alfredo puso los ojos en blanco y gritando ” trágatelos, puta, trágatelos todos” se vino en una eyaculación que después nos dijo Patty sólo había visto en las películas porno de lo abundante, parecía que quería llenarle el estomago de semen.

Al ver que Alfredo ya había terminado, puse a Patty en cuclillas y le dije hazme una rusa, es decir que me masturbara con sus tetas, y agarrando mi verga entre sus dos tetas comenzó a masturbarme, el contacto con el agua y el jabón hacían resbaladizas ese par de tetas y no tardó mucho en hacerme venir de una forma que hasta estrellitas vi, mientras abría la boca para tragar lo que pudo de mi leche caliente, después nos confesó que nunca había tragado semen pero que le encantó y que hubiera querido más, decía que el sabor agrio y salado, la consistencia espesa y lo caliente de nuestras leches le habían encantado.

Después de eso y ya mas relajados nos terminamos de bañar y nos vestimos, salimos de la habitación y con Alfredo agachado de nuevo, fuimos a dejarla a un taxi, prometiendo que lo repetiríamos, por desgracia Patty se fue a Estados Unidos y yo me quedé con las ganas de repetir es deliciosa experiencia.

Por fin comparti a mi mujer

Escrito en Intercambios por Relatos Eroticos el Miércoles 22 Noviembre 2006 a las 7:26 pm

Somos un matrimonio normal con 9 años de casados. Yo tengo 37 y Maria es chiquita, de 33 años y con muy buen cuerpo y unas lolas arregladitas por el cirujano luego de amamantar 3 hijos, por lo que le han quedado grandes pero muy naturales.

Desde novios hemos fantseado con un trio, generalmente con hombres pero tambien aparece alguna linda mujer en los juegos, pero Maria nunca se decidió ya que pensaba que podría perjudicar nuestra relación de pareja a posteriori.

Todo se dió de manera natural. El año pasado viajamos solos a una linda isla del caribe, hotel hermoso, playas de ensueño, calor, mar y unas noches increíbles daban el marco a las mas variadas formas de tener sexo, pero no se habia planteado la idea del trio hasta esa noche en que cenamos en la marina y me sorprendí de ver a Maria muy interesada en un cantinero italiano de unos 30 años. Morocho muy pintón y con muy buena onda . Nos ofreció, luego de charlar largo rato y algunas copas, hacernos de guia en la noche del lugar. Maria tenía un vestido de gasa blanco, sin nada abajo, de esos que solo usan las mujeres en los viajes de este tipo ya que se transparentan o dejan ver laterales muy insinuantes y ella gozaba de sentirse atractiva y mirada por otros hombres.

Sebastian, nos llevó a un lugar muy apartado donde funcionaba un boliche típico sobre la playa misma. Varios lugareños y algunas parejas de turistas bailaban por doquier. A poco de llegar Maria bailaba sensualmente con Sebastian sin que para mi existiera nada de raro, mas allá que la idea macabra ya rondaba mi morbosa cabeza. Sebastian debe haber notado tanto la predisposición de María ( amén de que estaba realmente deliciosa) como mi aprobación a sus acercamientos y disimuladas caricias sobre su sensual vestido, que apenas rozaban los costados de sus pechos. A todo esto Maria ya bailaba en una suerte de trance sexual, como borracha de placer por la situación de morbo que vivía y no evitaba sus acercamientos, al contrario, los provocaba y a la vez me miraba con algo de culpa, miedo y buscando aprobación.

En determinado momento, hacia mucho calor y buscamos refrescarnos con el aire de mar y salimos hacia la playa, al alejarnos un poco del tumulto abracé a Maria de manera de ponerla de frente a Sebastian y la acerqué disimuladamente primero, esperando su reacción y la de él mismo, Tomé sus pechos por debajo de su vestido y una exclamación de placer me indicó el camino esperado. El se sacó su camisa, se acercó y aceptó muy canchero el convite, tomando suavemente los pechos de Maria por debajo de su vestido besando su cuello, mientras yo acariciaba su pequeña tanguita buscando hacerla a un costado para llegar a su depilada vagina que ya se encontraba totalmente empapada en sus jugos.

Maria permanecía inmovil disfrutando, dejando que jugaramos con su cuerpo mientras Sebastian le ofrecía su miembro para que lo tomara con sus delicadas manos, cosa que hizo en forma decidida a pesar de su alteración del pulso, lo que le provocaba un temblequeo en todo su cuerpo. A los pocos minutos Maria yacía sin ropa en las arenas blancas y por primera vez hizo realidad su sueño de tener otro miembro entre sus piernas. Sebastian la penetraba suavemente al principio y luego todo fué pasión y desenfreno. Maria cambiaba de posición, haciendo que yo la penetre por detrás mientras le besaba largamente el miembro a Sebastian y al rato era él quien la penetraba nuevamente hasta que pidió que la penetraramos ambos a la vez por su vagina, cosa que no me extrañó ya era una de sus prácticas preferidas con un consolador simil piel en nuestra casa .

Al principio no fue facil lograr que dos penes de gran tamaño entraran en su hermoso agujero pero una vez que lo logramos, ambos comenzamos a movernos en forma rítmica suave y armoniosamente haciendo las delicias de María que gemía de placer como pocas veces la había visto. La inundé con litros de semen en una excitación enorme y la dejé en manos de Sebastian que le brindó todo tipo caricias y distintas penetraciones posibles mientras jugaba astutamente con su ano preparando la gran final, apoyando la cabeza de su miembro suavemente y esperando los movimientos de ella que con algo de miedo y dolor hizo que la totalidad se perdiera en su interior para luego él mismo cabalgar hasta hacerla acabar de manera increíble.

Yo no daba mas y me coloqué por debajo de ella tratando de meterla en su vagina antes de que semejante embestida hiciera que Sebastian acabase por última vez, logrando una doble penetración de orgasmo y placer inolvidable.

Nos tiramos en la arena los tres exhaustos y muy astuto Sebastian nos dejó solos, nos habia regalado la mejor noche de nuestra vida de pareja y ahora nos besabamos con amor complice, abrazándonos para apaciguar nuestros sentimientos de culpa y confirmar nuestro amor y convencernos de haber logrado una extraordinaria experiencia de sexo en pareja.

A partir de ese dia nuestras relaciones fueron mucho mas sinceras y seguras. No volvimos a practicar un trio pero………..
no faltará mucho para una nueva ocasión.

Una cena en casa con tres parejas

Escrito en Intercambios por Relatos Eroticos el Sábado 5 Agosto 2006 a las 3:53 pm

Mi esposa y yo nos conocimos cuando fuimos unos jovencitos, era mi primera novia y fui su primer novio, nos casamos tres años después, y tuvimos 2 hijos, y cumplimos 12 años de casados, y como en todos los matrimonios hubo altas y bajas. Durante ese tiempo tuve algunas aventuras, ella se entero de una y casi termina nuestro matrimonio, yo me sentí muy mal por que siempre dio todo por sus hijos y por mí, me quedo la espinita de mi engaño y estuve pensando la forma de compensarla. Pero cada vez que tocaba el tema de una fantasía de un intercambio o bromear que se acostara con alguien se ponía furiosa y decía que nunca lo podría hacer con nadie.

Mi esposa Mari, es de tez blanca y cabello negro tiene un cuerpo súper, es delgada mide 1.68 y pesa 54 Kg. su busto es 34 C, y unos pezones rosas y jalados hacia arriba de sus pechos, tiene una cintura muy breve, y unas nalgas bellísimas, muy redondas y respingonas pero lo mejor de todo es su sexo es súper estrecha, no tiene un pelito fuera de lugar, tiene orgasmos múltiples y un chipote marcado por su pelvis riquísimo, cada vez que tenemos sexo se viene cuando menos 5 veces, y literalmente me deja bien exprimido.

Yo mido 1.78 Pelo castaño 83Kgs. Tez blanca con una espalda muy ancha y fuerte, cuello grueso, una pinga normal 17Cms. Con el pellejito bien cortado.

Algunas veces platicamos con matrimonios amigos de temas de sexo, y siempre Mari se ponía coloradita, se apenaba, y cambiaba el tema.

Un día tuvimos una cena en casa con tres parejas de amigos, mas mi amigo Luis que era el clásico solterón y amigo común de todos los matrimonios que estaban presentes, y amigo mío desde la infancia, fue nuestro padrino de bodas, el es de tez blanca cabello negro rizado, ojos verdes, de 1.85mts. Labios carnosos y bigote abultado .Y según las señoras muy guapo, pero el fue siempre solitario solo me buscaba a mi, y toda la vida nos llevamos como hermanos, el frecuentemente me comentaba que, qué suerte había tenido con casarme con una mujer tan dedicada a su hogar y a su familia, y que con el debido respeto que me merece estaba muy buena.

La reunión empezó muy amena, con vino blanco para las damas, y los caballeros, como siempre con Ron y Brandy, ellas hablando de niños y de fámulas y los cuates de fútbol y nalgas (y algo de política), así se dio la cena muy rica luego el postre, café y los clásicos coñacs, Mari tomo dos copas de Coñac por que le gusta mucho y la vi un poco coloradita, en eso dos de las parejas se despiden, una por que tiene que viajar al día siguiente, y la otra tenia un bautizo por la mañana, y no quieren desvelarse mucho, así que nos quedamos platicando y tomando con Pepe y Paty que siempre se estaban besando y cachondeando, ya nos tenían un poco nerviosos, pues tenían poco tiempo de casados y son muy bromistas, empezaron a decir bueno y a que horas nos encueramos y ella tiene unos pechos enormes se le marcaban mucho los pezones, mi amigo Luis estaba mas que puesto, y les seguía la broma diciéndole que las dos empezaran un strip tease, ella se paro y empezó a bailar en forma muy caliente, jalando a Mari para que bailara con ella, pero Mari se resistía, en eso suena el teléfono y la llamada fue para el matrimonio, para avisarles que su Bebe estaba inquieto, pues lo habían llevado a vacunar y tenia fiebre, así que se fueron, quedamos solos mi amigo Luis y yo, Mari como es su costumbre empezó a recoger los trastes y a lavar la loza, siempre que hay una fiesta no se acuesta si no deja todo limpio.

Mi amigo y yo seguimos tomando y jugando con una baraja Española unas Briscas y comentando lo buena que se veía Paty, Luis decía que le faltaban nalgas y le sobraban tetas pero que se notaba que estaba muy caliente porque los dos botones desabrochados de su blusa no eran accidente y que varias veces le mostró su tanga cuando cruzaba sus piernas.

Le serví a Mari otro coñac y serví otra ronda de cubas para Luis y para mi, al sacar el hielo del refrigerador me di cuenta que tenia dos botellas de Asti Spumanti, que a Mari le gusta mucho y siempre se pone muy ‘dulce’ cuando lo toma, después de un rato mi esposa termino de lavar todo y vino a sentarse con nosotros a platicar, cuando Luis le dice que se ve muy guapa y que si esta cansada, ella dice que si está cansada y se va a cambiar, como a los quince minutos regresa con su bata y sus pantuflas, yo le tenia servida una copa de Asti la cual bebió rápido y dijo que se estaba relajando de la presión de atender a los amigos, y que, qué estábamos haciendo?, que si no interrumpía, para nada le dijimos que se sentara a la mesa con nosotros, y le serví otra copa de Asti, mi amigo le dijo en broma que estábamos jugando Poker Strip y ella soltó una carcajada y Luis empezó a repartir inmediatamente cartas a los tres, sin darle tiempo de pensar a Mari, levanto sus cartas y gano la partida, Luis fue el peor juego pago con sus zapatos, esta vez yo doy las cartas y sorpresa, Luis pierde de nuevo paga con sus calcetines, Mari reparte las cartas y pierdo yo, para no hacer esto tan largo, resulta que Mari no perdía una sola partida y eso la mantenía jugando con todas sus prendas, (por que si ella hubiera empezando perdiendo nunca hubiera seguido jugando) Luis solo estaba en pantalones y yo en calzones y Mari no había perdido nada y estaba muerta de la risa, así que de castigo le impusimos tomar una copa de Asti y seguimos jugando y le toca repartir las cartas y pierdo yo, me tuve que quitar los calzones por debajo de la mesa y entregarlos, y le toca a Luis repartir las cartas y por primera vez perder a ella, y fácil se quita las pantuflas y las pone en la mesa, reparto las cartas y hoó sorpresa que pierde mi esposa y lo impensable, que se quita la bata, y nos deja ver un muy cortito Baby Doll en color blanco al cual se le medio transparentaban los pechos que se veían con unos mini pezones rosas súper parados y unos calzones tipo bikini en color blanco que apenas le cubrían la parte de abajo de sus nalgas se veía radiante sonriente y nerviosa, yo empecé a sentir un cosquilleo en mi verga tome mi vaso de cuba y me tome la mitad de un trago, Luis estaba feliz y no le quitaba los ojos a mi esposa, yo me estaba empezando a arrepentir de lo que estaba pasando, pero pense si no es hoy no va a ser nunca y además me sentía muy excitado era muy raro lo que me estaba pasando, así que tomé la baraja y repartí otra mano y que le toca perder a Luis, y por primera vez lo vi apenado, rojo y no se quería quitar los pantalones, mi esposa y yo lo abucheamos y le dijimos que era un ratón maricón, bueno pues toma su vaso y se toma la cuba de un jalón, se pone de pie y se empieza a desabrochar su pantalón, y que sorpresa, pues ¡no usaba calzones ¡ y tenía su larga verga bien parada y a unos centímetros de la cara de mi esposa, pues el estaba de pie y mi esposa sentada, ¡ella veía su verga con ojos de plato!… pues nunca había visto una verga sin circuncisión su prepucio era enorme sobresalía de la punta unos tres centímetros y medio más, estando bien parada, parecía que tuviera un condón de piel puesto.

Mi esposa me volteaba a ver como diciendo y ahora que, yo le dije a Luis enséñale como se pela y el empezó a deslizarse hacia atrás el prepucio y empezó a aparecer la cabeza rosa brillosa llena de jugos, Mari no daba crédito y se veía muy excitada y caliente, Luis me volteaba a ver y le cerré un ojo aprobando la situación, le dije a mi esposa que lo tocara y que lo cobijara para que no se le resfríe, ella dudó un momento lo tomo en su mano suavemente y lo empezó a mover muy lentamente hacía adelante, y de nuevo lo pelaba lentamente todo, y movía una vez mas el prepucio hacía adelante y lo cubría todo, Mari se veía muy caliente,… a mi amigo, se le derramaban líquidos de su polla.

Mi esposa los limpiaba con sus dedos y por fin acercó su boca y con la punta de su lengua probaba los líquidos que asomaban, yo sentía calambres en la columna vertebral de ver a Mari haciendo eso y mil sensaciones mas, así que me bajé a la alfombra y me metí debajo de la mesa entre las piernas de mi mujer para dejarla hacer su faena a gusto, y empecé a bajarle sus pantaletas, para lo cual ella me daba toda la facilidad, no lo podía creer, ella quedo sentada en la orilla de la silla y empecé a mamar como poseído toda su concha que estaba empapada, su clítoris estaba como piedra y empezó a venirse y a venirse, gemía, después de un rato me asome a ver que pasaba y tenia la polla de Luis al fondo de su garganta, le estaba dando una mamada de campeonato, a mi amigo le temblaban las piernas y apretaba con ansias las tetas de mi esposa, en ese momento me salí, me puse de pie, me acerqué a Mari y la puse de pie, le saque su Baby doll y quedo totalmente desnuda, le tome de la mano y la hice dar una vuelta, a Luis se le salían sus ojos y otras cosas al verla, ella quedo de espaldas a mi y yo la sostenía por atrás poniendo mis manos en sus pechos y mi polla en sus nalgas, Luis se acerco la beso muy apasionadamente, luego separaron sus bocas, ella se empezó a arquear hacía atrás apoyándose en mi y besándome el cuello, Luis empezó a pasarle la lengua por sus pezones llegando asta su raja y así seguía, de atrás hacía a delante enganchando con su lengua la pepita excitada de mi mujer la cual ya había crecido como 2 cms. Y la mamaba como si fuera un pequeño pene, mi mujer jadiaba y me besaba yo le dije al oído es tu noche disfrútalo, no te refrenes en nada, ella solo me dio un gran beso de fuego, y siguieron sus orgasmos en eso Luis le abre la panochita con sus dos dedos pulgares y recibe un chorrito de sus jugos como si fuera con spray y le dejo el rostro lleno de micro gotitas, El se pasaba sus dedos por su rostro y se los llevaba a la boca decía que rico sabe, yo la gire hacia a mi y se me abrazo, para ese momento yo tenia mi verga mas dura que el cemento, y como pude la baje y se la puse entre sus piernas la cual se acomodo perfectamente en su raja (por fuera) mientras mi amigo se daba un festín con las nalgas de mi mujer besándolas, estrujándolas, sobándolas, chupando su culito en eso sentí una descarga eléctrica en mi polla, pues Luis sin darse cuenta me estaba dando de lengüetazos en mi verga, Mari estaba como desmayada de tanto placer, a mi que me dolían los huevos, y la polla estaba durísima me rebasaba mi ombligo todo el glande, tome a mi esposa y la recosté en la alfombra.

Luis siguió besándole y chupando todo, el lentamente se puso encima de ella, separo lo mas que pudo sus piernas, y empezó muy lentamente a meterle la verga a mi adorada mujercita, yo me sentía celoso, con muchas dudas, ¿que pasaría con nuestro matrimonio?.

La escena era tremenda, ella tirada en la alfombra totalmente despatarrada con Luis encima trenzados en un profundo beso, rozando sus lenguas y moviendo muy lentamente sus nalgas, emitiendo sonidos y jadeos de los dos, pero yo estaba muy caliente y empecé a masturbarme pero mi verga era insensible seguía durísima pero no me podía venir, me acerque a la mesa y me tome un trago.

El seguía bombeando lentamente y gozándose los dos al máximo durante unos 10 minutos,….!El dijo me voy a venir! y mi mujer le contesto vente adentro se besaban entrelazando sus lenguas aumentaron los jadeos y Luis se vino, los dos se convulsionaban en la alfombra, mi esposa tenia una serie de orgasmos interminables, un momento después, mi mujer me buscaba con la mirada, y me llamó con los brazos, Luis se levanto y se fue al baño, yo me acerque a ella me abrazo de inmediato y me beso con mucha pasión y ternura.

Se la empecé a meter en su panocha que estaba hirviendo, la leche de Luis salía por todos lados y otra sensación electrizante que recorrió mi verga y mi espalda fue el cosquilleo que me producía el semen de mi amigo, eso me calentó mas, como si todavía me faltara calentura, mi mujer me decía que la sentía enorme y empezó con una cadena de orgasmos me aprisionó con sus músculos vaginales y tiene una forma muy rica de moverse como si me hiciera una paja, permanecimos así como 7 minutos, cerraba los ojos y veía las escenas de Luis y ella cogiendo en mi mente, en ese momento nos veníamos al mismo tiempo yo soltaba chorros y chorros de leche no podía parar de venirme ella me abrazaba, jadiaba y besaba, me decía gracias con una carita radiante y angelical, como si fuera su primera comunión ( y lo era ).

Cuando volteo hacia un rincón vi a Luis, que nos había estado observando, Mari se levanto en ese momento tomo unas servilletas de papel se las llevo a su panocha y corrió al baño por que se le escurrían por sus muslos ríos de semen. La alfombra tenía una mancha como de 30 cms. De diámetro de pura leche de los tres.

Mi amigo aprovecho el momento para hablar, y me dijo que ojala lo ocurrido no fuera a afectar nuestra amistad y que se sentía muy mal por lo ocurrido, yo le dije que no se preocupara de nada que ahora somos mas que amigos, que yo tenia en mente que algo así pasara, y que no debíamos de preocupar a Mari, por que esta era su noche que siguiéramos con la fiesta.

Mari regresaba con su bata puesta, yo aproveché para ir al baño, para que pudieran hablar a solas, cuando regrese me fui a la cocina y saque del refrigerador la otra botella de Asti Spumante, serví tres copas y brindamos por nuestra amistad, y que rico nos cayó el trago pues teníamos la garganta seca los tres, y las burbujas empezaron hacer efecto.

Luis comentó que había cogido con muchas mujeres, pero que ninguna como Mari, que tenia una panocha palpitante que estaba súper apretada, que mordía con sus músculos interiores y que su clítoris crecía en una forma descomunal que lo sentía súper grande, yo solté una carcajada y le dije a Luis que era un excelente mamador, por que cuando le estaba chupando las nalgas a mi mujer los lengüetazos me los estaba dando en la verga, El puso cara de sorpresa y asco, Mari no podía contener las carcajadas y brindamos por tal motivo.

Le pedimos a mi esposa que se quitara su bata y que nos hiciera un show, se puso de pie y empezó a bailar muy rico y sensual sacaba las piernas completas de su bata y cuando se le iba a ver su panocha se tapaba se daba vuelta y nos movía sus nalgas en una forma muy sabrosa, giraba y nos pasaba una pierna por arriba de nosotros, que estábamos sentados en la alfombra, la pinga de Luis estaba tomando vida y se la empezaba a jalar suavemente, en eso ella se quita la bata de espaldas a nosotros sigue bailando dando giros y mostrando el esplendor de su desnudes, moviendo sus nalgas, se agacha asta el piso con sus piernas rectas y separadas, nos da una muy buena vista de sus nalgas y de su sexo precioso, con chipote, y se acaba la música.

Ahora me toca a mi, nos dice tengo una fantasía… pero me da pena contarla, le dijimos para nada cuéntala… Les quiero mamar la polla al mismo tiempo, se dejan?.

Brincamos como resortes ella se hinco y empezó a alternarnos una mamada riquísima como tres chupadas profundas y cambio de verga, Luis y yo estábamos en éxtasis, en eso nos las junta y yo sentí otra descarga eléctrica desde la punta de la polla asta mi columna vertebral cuando la restregaba contra la de Luis y nos la mamaba o los dos, nos corría su lengua en una forma cachondísima, en eso nos cambia de posiciones me pone frente a mi amigo, junta las puntas y nos corría su lengua por arriba y por debajo yo cerré los ojos por que las sensaciones eran muy fuertes yo sentía cosas deliciosas cuando me dice, Papi… ¡te estas cogiendo a la polla de Luis ! abrí mis ojos,… Ella me había cubierto mi capullo con el prepucio del palo de Luis y se veía realmente como si estuviera dentro de El, Mari corría el prepucio de mi amigo hacia atrás y hacia adelante y me lo cubría de nuevo ¡sentía como si estuviera cogiendo!.

Estábamos a mil, entonces El la recuesta en la alfombra se la quiere coger pero no podía, ella decía que lata estoy tan caliente que ya se me cerró, el empezó a darle una mamada de pronostico, salían líquidos de su panocha y tenia orgasmos pero no entraba ni un alfiler estaba inflamada, entonces yo me acosté boca arriba, le dije móntame y solo por que estaba como piedra fue muy lentamente entrando empezó a moverse hacia arriba y hacia abajo, la panocha estaba a 1000 grados y no me quería venir tan rápido, así que le dije a Luis (que para variar andaba por las nalgas de Mari) la voy a sacar, y tu se la metes rápido de a perrito así que Mari se inclino, y se levanto un poco y Luis se la pudo meter de inmediato, y empezaron a coger muy rico, como tenia mucho morbo de oír a Luis que decía ¡tiene “perrito”!, no me suelta la polla es delicioso no puede ser estoy soñando, Mari no dejaba de venirse jadiaba y gritaba cojéeme fuerte, mete toda, aagh, yo me metí por debajo de mi esposa para ver de cerca como le entraba la verga de mi amigo y a rozar el clítoris con la punta de mi lengua, mientras Mari me mamaba la polla, El se aferraba a las nalgas de Mari y gritaba, ¡me tiene aprisionada la verga que maravilla! Tiene ¡“perrito” no me suelta! y empezó a jadiar como loco y a venirse a chorros y chorros cuando después que se le bajo la pinga se salió, y entré lo mas rápido posible y gracias a que estaba llena de leche pude entrar con un poco de trabajo, Mari seguía en posición de perrito y le agarraba las tetas que estaban preciosas con los pezones bien parados y sentía nuevamente la sensación del semen de Luis que me quemaba de lujuria, y como si fueran burbujas de champagne me hacían un cosquilleo increíble, Luis se acerco y Mari le estaba limpiando los jugos con su lengua y boca, cuando yo arremetía, sentía cada vez mas inflamada la conchita de mi amor y pronto empecé a jadiar y a soltar borbotones de leche nunca me había venido así, no pude mas y me tiré de espaldas me quede descansando, El nos lleno las copas, Mari salió corriendo al baño a refrescarse.

Luis me trajo mi copa y me decía, tremenda mujer que tienes es una maravilla única, nunca había estado con una mujer así, gracias, al rato regreso mi Sra. Con una sonrisa y con su carita radiante y tomo su copa casi de un sorbo y dijo me siento feliz gracias a los dos.

Fue ahí cuando me di cuenta por que cuando tenia aventuras con otras mujeres quedaba tan insatisfecho, no me cogían igual de rico que mi esposa me lo tenia que decir otro con mucha experiencia y platicamos los tres como amigos, sin celos ni recriminaciones, (como a veces me lo hacia Mari.).

Luis dijo bueno lo caliente no quita lo decente, levanto su copa a su salud, y brindamos, Mari le contesto estas caliente? y Luis dijo, con una mujer como tu siempre se esta caliente, ve al calenturiento de tu esposo y Mari le contesto anda buscando bistec en la calle cuando en casa hay filete, yo le dije ya párale.

Luis se acerco a ella y la beso en la boca y empezaron las lenguas a rozarse poco a poco le fue bajando la bata y la dejo desnuda empezaron recorrer las manos de los dos los cuerpos de cada uno, Mari le pajeaba suavemente la polla, El besaba y mamaba los pechos y después recorría las nalgas y el coño, Mari le dijo ya no puedo coger mas, pero se subió encima de El y lo empezó a besar con pasión, luego ella se giró y empezaron un maravilloso 69 yo veía como se hundían los bigotes de mi amigo en la conchita de Mari, y con que suavidad y cadencia se movían los dos, ella aplicaba como nunca su lengua y garganta profunda la cual le arrancaba jadeos, y El le metía la lengua en su anito y para abajo asta su pepita que estaba ya de fuera y la chupaba, con mucha fuerza, empezaron los orgasmos y jadeos de Mari que no los podía contener.

Yo no quería nada pero tenia otra vez la verga bien parada y con punzadas como si fuera un jovencito, y me la empecé a jalar suavemente, entonces me acerque a ellos y cuando Luis chupaba su pepa yo chupaba su culito y la sensación era súper para Mari, no dejaba de gemir con dos lenguas al mismo tiempo, estuvimos así un buen rato, empezaron a jadiar los dos y Luis se estaba corriendo en la boca de ella, me dieron celos por que a mi solo un par de veces me lo había hecho, pero me preparé y cuando se estaba levantando de encima de Luis se la acerque a su boca se hinco y Luis seguía en posición, le seguía mamando la panocha, y Mari me la mamó a como nunca y nos venimos al mismo tiempo, le escurría semen de los dos por la barbilla y tetas, se giró hacia Luis que en ese momento tenia los bigotes llenos de leche de Mari y le dio un beso de lengua y luego me llamó, cuando me acerque me beso y nos dijo, para que sepan a que saben sus leches cabrones, estábamos los tres exhaustos, Luis se vistió y dijo que se retiraba, yo le dije que si venia al rato al recalentado, me dijo no puedo estoy totalmente seco y exhausto, le dije no pendejo, a comer lo que sobró de la cena, ha bueno, como a las 4.00 p.m., me dio un gran abrazo y a Mari un beso de lengua y el muy cabrón le dio un agarrón muy fuerte de nalgas y se fue, eran las 6.45 a.m. y nos fuimos a dormir y despertamos a las 3.00 p.m. nuestros hijos llegarían a casa como a las nueve con sus abuelos que los llevaron a Cuernavaca.

Luis apareció a las 4.15 con 2 seis de cerveza y una botella de Tequila, comimos riquísimo, nos recostamos en la cama a ver el fútbol por que el televisor lo tengo en la recamara y como si nada hubiera pasado, nadie dijo nada y Mari igual de hacendosa que siempre, entraba a la recamara para acomodar ropa en los cajones, y Luis no le quitaba los ojos de sus nalgas cada vez que ella se agachaba a acomodar ropa, yo sentía mi polla dura, y ella nos volteaba a ver con una enigmática sonrisa.

Al rato se fue Luis, se despidió en una forma normal, de beso en la mejilla de Mari y un abrazo para mí. Mari me preguntó que si el partido de fútbol era porno, por que noto un gran bulto en nuestros pantalones, y que poco falto para subirse a la cama en medio de nosotros para acariciarnos nuestras erecciones. En ese momento nos besamos nos desnudamos, y cogimos con una pasión que en años no habíamos tenido y tenia que ser rápido por que nuestros hijos estaban a punto de llegar.

Nuestra vida cambió totalmente, cogemos con mucha pasión, y nos llevamos mejor que esposos somos amigos, se acabaron los celos y los engaños, ahora soy ratón de un solo agujero.

Relatos porno 

Una pareja completa

Escrito en Intercambios por Relatos Eroticos el Sábado 5 Agosto 2006 a las 11:55 am

Soy Francisca, chilena, una mujer común y corriente, hoy con 29 años, divorciada desde los 21 (felizmente divorciada). En marzo de 1998 (cuando tenía 22) conocí a Antonio de 28 años, un caballero por donde se le mire. El azar nos hizo trabajar juntos y por lo mismo estar mucho tiempo juntos. Era caballero, correcto, inteligente, educado, sencillo, circunspecto (palabra que conocí de él), sonreía con los ojos, tenía la palabra adecuada, la respuesta justa, la sonrisa a flor de piel… Un hombrazo!. Comencé a admirarlo.

Un día feriado fui a trabajar con él y sentía que nos gustábamos pero pensé que yo me estaba pasando rollos así que traté de pensar en otra cosa. Estábamos solos y como había instalado el icq en mi computador en un momento le pedí que lo revisara y él vino de inmediato y se paró detrás de mí, yo sentía que me iba a desmayar o que sin querer le iba a rozar la mano… le dije que saldría para que él revisara con tranquilidad y me dijo que no, que no me preocupara: yo de pié y el detrás de mí arreglaba el problema. Estaba tiesa de nervios, de vergüenza y se fue a su oficina como si nada y, entre bromas, me escribió por Icq que le gustaba mi trasero… me escribió que en vez de estar trabajando podríamos irnos a la playa y yo no sabía si él estaba jugando o sólo quería ver mi reacción así que sutilmente le seguí el juego… Yo me moría porque me besara pero no ocurrió nada.

El icq hizo que comenzáramos a escribirnos a pesar de trabajar muy cerca. Nos escribíamos cosas que frente a frente no eramos capaces de decirnos. Cada vez con un poquito de tono más elevado. Un día me dio un beso en la nariz a lo que yo casi me morí de impresión y de alegría. El tan caballero un día me dijo que si yo llegaba temprano él me daría un beso de saludo donde yo quisiera y yo tan señorita le dije que en la perita. Los meses pasaron y ese hombre no sólo me gustaba, sino que me encantaba… Lo que me escribía hacía que me mojara entera y me costaba entender que eso me ocurriera si sólo me escribía. Me moría por un beso… y veía eso como algo tan lejano, por lo que pensé que a él sólo le gustaba escribir para excitarse y yo me pasaba los tremendos rollos.

Nunca olvidaré el día en que se derretían las torres gemelas en EEUU y él me dio el primer beso… quedé helada, no supe qué hacer y me arrepentí de no haberme sentado en sus piernas sólo para haber gozado mejor ese besito que me dio y que podía ser el primero y el último.

Seguimos escribiéndonos como si nada y ese mismo mes él me llevó a una de las oficinas de la empresa y me sentó en un escritorio y me besó. Pero además se bajó el cierre de su pantalón y sin preguntarme puso mi cabeza en su miembro. Nuevamente quedé helada y más aún si yo una hora después tendría una actividad religiosa. Entre a la iglesia pensando en él y ni me acuerdo de lo que se habló en la parroquia.

Los besos continuaron cada vez más fuertes y yo entraba a su oficina, cerraba la puerta, me sentaba sobre ponía sobre él pero sólo en una pierna y me desabrochaba los botones de la blusa para que besara mis pechos… él me los besaba tan rico, tan rico que yo no deseaba salir de su oficina ya que me mojaba entera. Eso me encantaba. El tiempo comenzó a pasar y en noviembre de ese año nos acostamos por primera vez. Yo estaba muy nerviosa porque llevaba más de 300 días sin sexo… desde que me había separado. De ese día de lo poco que recuerdo por los nervios lo vi en un momento sobre mí y sudando de una manera increíble. De pronto no sé cómo yo estaba sobre él, moviéndome y recuerdo que llegué a tres orgasmos… después de ello pensé, él es “espectacular”. Al día siguiente nos saludamos como si nada y en un momento me preguntó qué me había parecido el tamaño de su pene y yo muy suelta de cuerpo y sin pensar le dije “normal” (19 cm erecto). Con el tiempo conocí otros penes en fotos y me di cuenta que lo tenía grande.

Seguimos en el tiempo, y ya todo era cada vez más fuerte, más besos, más intensos, más cara de palo y él me hacía sexo oral en su escritorio. Quedaba enferma… cosa más rica… después él terminaba en mi boca y así nos pasamos varios meses hasta comenzar a hacer el amor en la oficina. Esperábamos a que se fueran todos y después nos tirábamos al piso y yo casi en pelota por completo… Uffff… Nos podían haber pillado y de hecho en dos oportunidades la vimos complicada escondiéndonos…Pero más no excitaba y la adrenalina subía.

Antonio era el dueño de la empresa, heredada de su papá. Y yo podía acceder constantemente a su oficina sin que nadie preguntara nada… aunque hoy pienso que nos sacaron la foto de lo lindo… (ja ja) El gerente de personal era su mejor amigo y sólo tocaba la puerta y entraba de inmediato a la oficina. Un día yo estaba debajo del escritorio de Antonio haciéndole sexo oral de lo lindo y de pronto entró el gerente de personal. Antonio quedó helado, pálido y yo ahí debajo del escritorio seguí chupándoselo mientras Antonio no sabía qué hacer. El gerente de personal le preguntaba qué le ocurría y Antonio le decía que se sentía un poco mal…apenas respiraba y yo con su miembro entero en mi boca. Antonio le decía creo que tengo apretado el pecho, debe ser el corazón… y el gerente algo preocupado le insistía en que llamaran a Help, a lo que Antonio seguía pálido y diciéndole que no se preocupara, que pronto se le iba a pasar… Ahí estuve yo cerca de 20 min. camuflada debajo del escritorio, chupándole de lo lindo el normal a Antonio y él pálido como una hoja.

Nunca olvidaré cuando fui a su oficina (en pleno horario de trabajo) y yo me había sacado los calzones. Entonces él puso su mano en mi trasero y quedó helado, me dijo: me vas a reventar el marrueco con lo tieso que me lo pones!!! y así nos pasábamos el tiempo… Siempre al filo de ser sorprendidos por alguien del trabajo. Hicimos muchas locuras… Él me llevaba a los mejores moteles, los más elegantes y yo que soy de familia común y corriente, popular, parecía cenicienta al lado de Antonio y el pobre después tenía que cruzar todo Santiago para llevarme a la casa. Nunca olvidaré cuando fuimos al motel y él llevó mermelada de durazno y me la puso en el pecho… comenzó a besarme los senos comiendo y saboreando toda la mermelada de mis pechos, como sabía que me gustaba la crema puso al mismo tiempo crema en su pene y ambos saboreamos de lo lindo en los cuerpos del otro. Quedamos enteros pegoteados pero había sido todo muy rico… Días inolvidables.

El tiempo pasó y nos alejamos un tiempo pero después volvimos. Con más fuerza, con más pasión. Antonio abrió otro negocio y se trasladó y me invitó a que lo acompañara. En el nuevo lugar, teníamos sexo casi día por medio. El tiempo siguió y Antonio quiso descansar de la pega y no quería trabajos ejecutivos. Sentí que todo iba a ser muy difícil, yo que estaba acostumbrada a verlo todo el tiempo no sabía que haría al no tener a diario sus besos, su cuerpo, su boca, su olor, sus manos, sus caricias… pensé que iba a ser terrible. Pero Antonio siempre ha pensado en todo y lo ha pensado por los dos. Se compró un departamento para convertirlo en nuestro nido de amor. Salía de mi trabajo y me iba a mi departamento (terminó siendo mío).

Ahí teníamos relaciones casi todos los días, era fantástico, rico y él delicioso. Antonio me conocía al revés y al derecho y sabía todo lo que a mí me encantaba, sabía el momento preciso de cómo y cuando besarme. Comenzó a integrar videos de Internet triple x, eso me calentaba de una manera muy rápida. El siempre me decía que yo era voyerista a lo que tuve que aceptarlo. Yo me mojaba con una rapidez y él paralelo me seguía estimulando, besando, chupando, apretando, donde a mí me encantaba. No sé cómo comencé a tener cada vez más orgasmos. Yo transpiraba como chancho, nunca me había ocurrido. Quedábamos muertos, tirados, secos. Era increíble. El único problema era que no teníamos cama así es que lo hacíamos en el piso los primeros días hasta que la amoblamos por completo (quedaba con las rodillas moradas, ya que la única manera que puedo llegar es subiéndome sobre él y moverme con una fuerza que incluso yo desconozco). Me viene un fuego y el clítoris comienzo a frotarlo en su cuerpo y ahí muero, definitivamente muero, o mejor dicho kgo, porque literalmente me he llegado a hacer kk con los orgasmos que he tenido, es vergonzoso pero real. El siempre buscaba el video adecuado, el que sabía que me iba a excitar, aunque no me hacía mucha gracia que él recorriera muchos videos porque me daban como un poco de celos, pero Antonio siempre tenía la palabra adecuada para calmarme. No sé cómo comencé a excitarme viendo mujeres besándose. Yo siempre he tenido claro que me encantan los hombres y que hay que ser demente para que una mujer bese a otra mujer, pero lo peor es que no me excitaban las mujeres pencas sino que las minas más ricas. Un día habían dos minas tocándose y en un momento se pusieron el choro con choro comenzaron como a rozarse y como a chocarse. Yo quedé helada… Lo encontraba demente pero Antonio siempre me dijo que no me preocupara porque era sólo una estimulación, que él tenía claro mi sexualidad y me preguntaba qué es lo que me excitaba y yo le decía que era y él explotaba, eyaculaba de imaginarse, o sea explotábamos juntos.

Un día llegó con una cámara fotográfica así que nos fotografiamos en pelota de lo lindo. Las fotos eran típicas de portal porno pero con la única diferencia en que ambos sabíamos quiénes eran. Las fotos eran casi artísticas y con poses como cayeran, ahí Antonio las dejaba en su computador. Nuestra confianza era impagable, imposible de encontrar en otra parte.

Antonio es alto y moreno, de pelo en pecho como mono y un sabor delicioso. Unas manos suaves como las de los médicos, las piernas como las de los futbolistas, la precisión de un cirujano, un aguante de sexo de mínimo 30 minutos que es lo que yo necesito para llegar a mis orgasmos, un pene grande y grueso 19 x 6, una lengua jugosa, una boca que no se detiene si desea besar cm a cm y la imaginación de un novelista. Además es ardiente, caliente, fuerte, entregado, viril, suave cuando es necesario, cariñoso, romántico, sencillo, ideal,… En resumen es un hombre completo (con y sin ropa) “tiene todo lo que una mujer necesita para ser feliz”. Yo soy todo lo contrario, un potro sin domar, salvaje, impulsiva, gansa. Soy de esas que me lanzo y no pienso, de las que hay que detenerme para no hacer tonteras, de las que hay que hablarle mil veces de lo mismo hasta que lo entienda, porfiada, llevada a mis ideas, con deseos de libertad, camino contra la corriente, soy extremista, no conozco los matices, llorona, infantil, inmadura, quizás una piedra en bruto… Como buena ariana llevo fuego en la sangre como mi signo.

Llevamos años juntos. El sexo sigue igual de rico, igual de intenso, igual de fuerte. Parece que nunca hemos estado juntos. Me hace un sexo oral del que me derrite, no sé cómo me chupa que me vuelve loca… sus besos son exquisitos, él tiene eso que se llama arte de amar. El goza con mis orgasmos y con él nunca he tenido que mirar el techo, me espera para que lleguemos juntos, disfruta y yo loca por él. Sólo nos había faltado el sexo anal, algo que yo nunca estuve de acuerdo pero con él las ganas me sobraban. Sólo le tenía miedo al dolor pero de pensar que a ambos nos podía gustar me tenía intranquila. Un día cuando estábamos en un motel llamé por teléfono y pedí de esas cremas que son para estimular el ano. Antonio no dijo nada, sólo me miró y cuando llegó el producto actuó. Ahí estábamos nosotros en pleno espectáculo…ambos queríamos eso y lo disfrutamos como chancho. El en un principio fue muy cuidadoso porque a mí me dolía mucho y una vez que vio que el dolor pasó comenzó a penetrarme como loco, estaba como enfermo y no paraba y yo que no conocía eso comencé a llegar también porque él se encargaba de acariciarme para que yo estuviera bien, me acariciaba tan rico el clítoris que yo creo que de lo lubricada que estaba goteaba. Ufffff fue fuerte y muy rico, lo disfrutamos a concho.

Con Antonio tenemos una gran confianza, somos parejas, amigos, cómplices, pero por sobre todo somos Partner. El siempre me ha contado sus fantasías y hemos llegado al extremo que cuando estamos juntos él comienza a hablar e imaginar que hay otra fémina Generalmente siempre puso a mi hermana y a mi amiga la Josefina, qué es mi gran amiga que tengo. En un principio no me parecía la idea que las nombrara a ellas porque me daban celos. Pero como Antonio todo me lo explica y sabe calmarme, los celos se me fueron pasando. Yo sabía que a él eso lo excitaba mucho porque siempre me decía que en el arte del sexo había que ocupar todos los sentidos. Al final yo no tenía problemas en que él nombrara a mi hermana o a la José, total era un juego… así que le mostré unas fotos de mi hermana y de la José para que Antonio supiera con quien fantaseaba… Con Antonio siempre hablábamos que de haber alguna locura de ese estilo sería porque ambos estábamos de acuerdo, y yo siempre le dije que yo estaba muy bien así con él, que yo no tenía fantasías, que era muy feliz con él. Pero él siempre insistía con el tema que siempre juntos, que nunca a espaldas, que la confianza, que esto y que lo otro y al final un día le dije: si algún día aparece alguna pareja sólo dime: prepárate. Si me preguntas, tengo 3 segundos para decir que no. No me preguntes.

La José es mi única amiga, ella ha sufrido harto en la vida y yo la quiero harto, ella es de la misma edad mía pero morena, lo contrario de mí. Tuvo un pololo por 2 años y el año pasado (2004) se fueron a vivir juntos pero no duraron ni 8 meses conviviendo. Pobre José. Yo le he dicho que he tenido mucha suerte con Antonio que realmente no merezco tanta felicidad. Con la José siempre hablamos nuestras cosas, ella me ha contado de sus pololos y ella conoce mis historias. Desde que le hablé de Antonio le conté que él me hacía llegar un montón de orgasmos y que gastaba un dineral conmigo en moteles. Ella me decía: chuta! en serio? (no sé si no me creía o estaba impresionada).

A la José le gusta leer historias en Internet, y siempre me dice que yo envíe una historia de mi “espectacular” para ver si es tanta la maravilla.

Como yo soy así impulsiva y no pienso mucho las cosas le dije que yo no tenía problemas en escribir mi historia pero el problema era que yo en el trabajo que tengo ahora tenemos las páginas de Internet restringidas y que yo no tengo Internet en mi casa. Pero la José como es como yo y para variar Ariana, me dijo que no me preocupara que yo escribiera la historia y que ella la subía a la red a esas páginas que ella visita. Como que no quiere la cosa me agregó: puedes agregar fotos de la maravilla que tienes… para que la historia llame más la atención.

Nunca me quedó claro si la José se refería a “la maravilla que tienes” por pica, o por qué… El asunto es que yo le entregué en la mañana antes de irme a trabajar el diskett con esta historia a la José. Le dije que ahí iban todas las fotos que yo tenía con Antonio así que por favor me cuidara el diskett y que pusiera la que ella encontrara más adecuada con la historia… Pero luego acordamos no colocar fotos ni nada y sólo subir la historia a Internet.

A la hora de almuerzo del 12 de junio de este año, la José me llamó llorando y me dijo que tenía que hablar conmigo, yo le dije qué ocurría y ella me dijo que necesitaba hablar urgente y que fuera a su trabajo a buscarla, yo había ido en un par de oportunidades -muy poca- y ella me había presentado a la gente que trabaja con ella, sus compañeros, sus compañeras y su jefe. Yo le dije que no podía ir porque me juntaría con Antonio e iríamos a un motel top (nos gusta pese a que tenemos Dpto., por los lugares nuevos) y ella me dijo que fuera antes a buscarla y que me esperaba a las 5. Yo tenía que juntarme con Antonio a las 18.00 así es que sentí que algo de tiempo tenía, él vendría a buscarme a mi trabajo como lo hace siempre y yo pensé que iba a alcanzar así es que no le conté a Antonio que me iba a juntar con la José. Llegué a su oficina y ahí estaban sus compañeros de trabajo, parecía que todos me conocían (aunque sólo me habían visto un par de veces) me hicieron pasar a la oficina del jefe de la José porque ahí estaba él con ella. La cosa es que saludé a la José y a su jefe y ella le dijo que se iría conmigo.

Yo que todavía no entendía nada le dije que me explicara que yo tenía que juntarme con Antonio. Ella me dijo que fuésemos a su oficina y ahí cerro la puerta y me dijo: Valentina, no sé cómo explicarte, es que me da vergüenza, es que me siento mala amiga, es que esto y que lo otro. Yo que veía que la hora avanzaba le dije que me explicara porque no entendía nada. Entonces ella me dijo, es que Antonio, y yo le dije qué? ella me abrazó y me dijo Valentina es que desde que me hablaste de Antonio, al leer la primera parte de la historia (agregamos después dos partes más para subirla aquí) y de como él era yo no he dejado de pensar en él. Llevo como una semana soñando con Antonio, mojándome como loca y ni siquiera yo me lo explico. Yo no sé qué cara yo tendría y ella siguió: con esto de la historia no he trabajado en todo el día, apenas subí lo tuyo a la red no he dejado de ver las fotos de Antonio en el disquete que me pasaste… Yo abría mis ojos que parecían que se me iban a salir y ella muy suelta de cuerpo me agrega la frase para el bronce: si yo hubiese sido tú, te habría dejado estar con nosotros… y yo al querer decirle: Dónde la viste? le dije: Dónde quieres ir… buaaaaa. No sé qué le pasó a la José pero su cara de afligimiento se le pasó por arte de magia. Me dijo vamos hoy “antes de que te arrepientas”… yo estaba muda.

Antes que yo dijera nada me dijo: tengo pedido un radio taxi para que nos vayamos a tu trabajo porque no tengo mi auto. No paraba de hablar, seguramente porque estaba muy entusiasmada. De pronto me miró y me dijo: pero qué haré? no sé qué debo hacer… yo como buena amiga le dije: bueno, a Antonio le encanta el sexo oral, y si quieres haz lo mismo que hago yo, pero, el infaltable pero, no lo beses en la boca y no lo rasguñes… No pasó ni medio minuto y el radiotaxi nos estaba esperando. Llegamos a mi trabajo a las 17.50 hrs. Ella fue al baño a “arreglarse un poquito” y yo seguía en estado de shock. Yo parecía una bruja y la José una modelo, con su mejor pinta (como no tiene guagua se ve regia y yo tuve mi guagua a los 18 años) se soltó el pelo y me dio un beso de amiga. Yo no sabía qué le diría a Antonio así que a las 18.00 hrs puntual bajé al auto donde él me esperaba y la José salió a la cola mía… abrí la puerta del auto para subirme y le abrí la puerta de atrás a la José para que se subiera. Saludé a Antonio y -como si nada- le dije ella es la José. Ella le sonrío y le brillaban los ojos.

Como vamos a un lugar cerca de mi trabajo tenemos y tenemos que pasar sólo 5 semáforos en lo que yo esperaba que la José se bajara y dijera “Vale que te vaya bien y nos vemos otro día…” pero la José es Ariana como yo así que es cosa que se le meta algo en la cabeza para que no se detenga hasta que lo logre. En 5 min. ya habíamos llegado al motel. Llegamos y Antonio me abrió la puerta del auto, enseguida le abrió la puerta a la José y entramos los tres. Nadie decía nada. Antonio dijo: y esta sorpresa? yo le dije que la José quería hacernos compañía, entonces Antonio se levantó y le dio un beso en la frente a ella para que se calmara, yo me fui al baño y me desnudé, me tomé el pelo y cuando volví Antonio y la José miraban una película porno.

La José andaba con falda y botas así es que se soltó la falda y Antonio se de a poco comenzó a sacársela. Yo comencé a besar a Antonio en sus hombros y a pasarle las manos por su pecho, él me respondía con besos y buscaba mi mirada y sonreía como haciendo algo que no debía. No dejaba sola a la José.. ella comenzó a sacar los botones de él y buscó su pecho e hizo el mismo gesto que hago yo, comenzó a olerlo como desesperada. La José se veía sexy por que quedó con ropa interior y con sus botas, como ella es alta y delgada Antonio la buscaba para mirarla. Yo llevé a Antonio y lo dejé atravesado en la cama, comencé a besarlo al revés y quedé en frente de la José… ella comenzó a chuparselo como loca, como que nunca había chupado a un hombre. Antonio comenzó a gemir fuerte e intentaba hacernos el quite porque se había excitado muy rápido, a la José apenas se le veía su cara porque su cabellera la tapaba toda y seguía chupándoselo fuertemente a Antonio, al mismo tiempo que ella recorría sus piernas de futbolista.

Estuvimos como 20 minutos de la misma manera y Antonio besaba mis pechos y comenzaba a acariciar los de la José, yo notaba que Antonio y la José estaban bien, ambos se habían gustado y yo también estaba muy excitada, Antonio estaba que reventaba pero se detenía, apenas respiraba porque yo no me separaba de su boca. El abría y cerraba sus piernas y la José seguía ahí como pegada. El saltaba suavemente de placer, creo que no lo podía creer… decía nooo que ricooo, nooo, y me buscaba nuevamente. Mi vagina estaba muy mojada y yo buscaba la mano de Antonio para que me frotara el clítoris como él sabe hacerlo. No sé en qué momento sonó el celular de la José y ella que se había sacado todo se levantó sólo con sus botas café a atender. Como no le puse atención aproveché de subirme sobre Antonio porque yo también estaba que reventaba. En eso se abrió la puerta y… entró alguien.

Mi primer impulso fue taparme porque me asusté. La José en pelota decía hola y vi las manos de alguien en su rostro besándola fuertemente. Me quedé helada, yo había visto y conocía a ese hombre, era Rodolfo, su jefe, él dejó su celular en el velador y dejó las llaves del auto. Eran las llaves del auto de la José… Rodolfo sonrió y sacó un cigarro, nos ofreció a cada uno y Antonio fumó sin decir nada… El silencio siguió y todos sabíamos lo que eso significaba. Rodolfo me saludó y me sonrió. El era un hombre alto, de mirada como la mía, penetrante. Yo hice algo que no hago nunca, lo miré fijamente. La José se fue donde estaba Antonio y comenzó a acariciarlo, además comenzó como a danzarle. Rodolfo se desabrochó la camisa y se la dejó entreabierta, eso lo hacía ver muy sensual, era una camisa como las que usa Antonio en ocasiones especiales…. El siguió mirándome y yo me fui directo donde estaba él, solté la correa de su pantalón y le arranqué los pantalones. El tomó salvajemente por la cintura e intentó besarme el cuello, yo llegué al orgasmo sólo porque Antonio me había dejado muy excitada. Aunque Rodolfo estornudara yo iba a llegar igual. Suavemente ató mis brazos a la espalda con su corbata. Miré a Antonio y la José lo besaba con locura, la José había olvidado por completo lo que yo le pedí pero ya no importaba, Antonio también la besaba pero no respondía a sus besos de la misma manera en que lo hacía conmigo. Ellos gritaban de placer y yo trataba de concentrarme en Rodolfo.

El comenzó literalmente a languetiarme por completo y él estaba tan excitado que apenas me penetró y terminó. Yo intenté besarlo pero no pude, Rodolfo no tenía el sabor de Antonio así es que solo me manoseaba por completo. Antonio estaba sobre la José, la penetraba de una manera que yo nunca había visto, ella gritaba de lo lindo pero él no acabó en ella. De pronto Antonio dejó a la José y me subió sobre él, yo no podía afirmarme y él comenzó a decirme que me amaba, de pronto suavemente Rodolfo me tendió sobre Antonio y me penetró por el ano. Yo sentía una presión al tener a dos hombres dentro de mí que me provocó un placer extraño pero muy rico. En eso me dejaron descansar e hicieron lo mismo con la José. Después ambos besaban mis pechos cada uno con su boca me recorrieron hasta las piernas besándome y apretándome suave y fuerte al mismo tiempo. La José estaba tendida, tiesa, yo apunto de caer también. Luego cada uno volvió con sus parejas habituales y terminamos no sé cuántas veces porque siempre Antonio ha llevado la cuenta de mis orgasmos que logro con él. La Josefa y Rodolfo se tenían que ir a sus casas. La Josefa no dejaba de decirme lo rico que era Antonio, era delicioso, “una maravilla” como yo le había comentado. Me entregó un papel que decía “gracias amiga”.

Esa noche no podía dormir desperté asustada, excitada, avergonzada… Lo primero que se me vino a la mente fue pensar que hice!. Pero luego pensé, lo voy a llamar…Me contestó el teléfono Antonio y me dijo: no te preocupes por lo de ayer ambos lo quisimos y sólo me importas tú…Eso fue sólo un rollo placentero pero es a ti a quien amo… Entendí que él es mi calmante, que sin él hoy simplemente no puedo vivir. Antonio ha calmado mi vida de una manera que nadie podría hacerlo. Me calma como compañera y como mujer… Es todo lo que necesito. Necesito a ese hombre y a su cuerpo. Él lo es todo. Me conoce tanto que ayer me dijo que diciéndome que me amaba yo me excitaba más. Me hizo llorar. Yo pensé que él no sabía eso… pero no, él sabe todo lo que me gusta, todo lo que me provoca y todo lo que lo necesito.

Ojalá siempre estemos juntos, no me imagino la vida sin él… El sabe que lo amo con locura y que lo adoro. Que me hace inmensamente feliz. Que yo esté donde esté él está conmigo y que sin él simplemente se me acaba la vida. Llevamos 7 años y queremos morir juntos.

Relatos porno 

La clinica dental

Escrito en Intercambios por Relatos Eroticos el Jueves 6 Abril 2006 a las 4:54 pm

Mi nombre es Alberto, y toda esta historia comenz� cuando fui a hacerme una revisi�n dental con mi pareja Laura. Ella fue la que me concert� la cita y me acompa��, ya que yo le ten�a mucho miedo a los dentistas. Lleg� el d�a de la cita, era un viernes a �ltima hora de la tarde, en la sala de espera solo est�bamos Laura y yo (�ramos los �ltimos) y est�bamos haciendo tiempo hasta que terminaran con la persona que se encontraba en la consulta. Habl�bamos de temas sin mucha importancia, para que yo me relajara ya que estaba muy tenso por mi fobia a los dentistas.

De pronto apareci� el ayudante de la doctora que a la vez hac�a de secretario y que era su esposo. Era un hombre de unos treinta y tantos a�os sin llegar a los cuarenta al igual que Laura y yo. El era atractivo, moreno con el pelo engominado y muy agradable. Nos coment� que pas�ramos por la oficina para rellenar la ficha personal, mientras su esposa terminaba con el paciente con el que estaba y de esa manera agilizar�amos las cosas.

Una vez terminados los tr�mites burocr�ticos regresamos a la sala de espera; tras unos minutos o�mos como David que es como se llama el marido de la doctora, desped�a en la puerta al paciente que nos precedi�, acto seguido se person� y me dijo que ya pod�a ir pasando a la consulta, Laura me dio un beso y me dijo que estuviera tranquilo que no pasar�a nada, con un miedo de mil demonios entre en la consulta y puede comprobar que la doctora era una mujer de m�s o menos nuestra edad, era hermosa, con el pelo rizoso, moreno y largo aunque lo ten�a recogido con un coletero para que no le molestara mientras trabajaba, lo que m�s me llam� la atenci�n es que llevaba puesta una bata blanca ajustada que dejaba notar su ropa interior, y la ten�a con los primeros botones desabrochados pudi�ndose ver perfectamente el canalillo que formaban sus hermosos y turgentes pechos.

Nos presentamos, ella se llama Blanca, me dijo que me echara en el sill�n, y comenz� a hacer una revisi�n para ver que era lo primero de lo que me tratar�a. Despu�s de un buen rato de estar con la boca abierta y de no perder detalle de su escote por el rabillo del ojo, comenzamos a escuchar unos ruidos extra�os que nos parec�an suspiros y gemidos. Cual fue mi sorpresa cuando entraron en la consulta a Laura con David completamente desnudos y meti�ndose mano por todos los lados. Mi primera intenci�n fue levantarme para pedir explicaciones a de lo que estaba viendo, pero Blanca no me dej�, dici�ndome que si no me gustaba lo que estaba viendo, que a ella no le importaba ver a su marido follando con otras mujeres y que a �l tampoco le importaba si ella follaba con otros hombres.

Tard� unos minutos en terminar con lo que me estaba haciendo en la boca, mientras pod�a observar como Laura le propinaba una mamada como solo ella sabe hacer a David, y poco despu�s se cambiaron y ahora era �l el que le estaba comiendo el co�o a mi compa�era, la cual no hac�a nada m�s que gemir de puro placer que le estaba dando. Blanca me coment� que no me moviera que ya quedaba muy poco para terminar, mientras se quit� la bata blanca mostr�ndome un cuerpo espectacular, torneado y moreno que solo estaba cubierto por una mascarilla en la boca, unos guantes de l�tex, un sujetador de encaje negro y un tanga haciendo juego. Yo no me lo pod�a creer lo que estaba sucediendo y pensaba que era en un dulce y morboso sue�o, pero no era as�. Laura me dec�a entre suspiros y con voz de lujuria, que era lo que siempre hab�a querido, que la viera follando con otros y que yo hiciera lo mismo, terminando de decir esto dio un grito y se corri� como una perra en celo, apoy�ndose contra un peque�o armario que hab�a en la consulta le ofreci� toda su trasera a David y le dijo que la follara el culo, cosa que �ste hizo de inmediato. Yo pod�a ver a mi compa�era como se retorc�a de placer, mientras su amante le bombeaba el culo como un poseso; al rato David explot� en una monumental corrida que inund� todo el culo de Laura y le chorreaba toda su lefa por las piernas cuando se la sac�.

Una vez terminado el trabajo, Blanca sin mediar palabra y sin dejarme levantar del sill�n empez� a tocarme mi endurecid�simo paquete por encima del pantal�n, haciendo alusi�n al terrible empalme que ten�a. Mordisqueaba mi polla sin sacarla de su prisi�n, ella estaba agachada y ofreciendo todo su culo a quien lo quisiera, fue cuando Laura, se arrodill� detr�s de ella le quit� el tanga y empez� a comerle el culo y el co�o con una lascivia que hasta a m� mismo me sorprend�a. Blanca despu�s de correrse en la boca de Laura empez� a desnudarme, dej�ndome en cueros en pocos segundos.

David observaba todo desde un lado sentado en un sill�n mientras se recuperaba. Laura se tumb� boca arriba en el suelo y le dijo a Blanca se arrodillara sobre su boca que quer�a comerle el co�o mientras ella me daba una buena mamada, as� estuvimos un buen rato hasta que decid� que ellas hicieran un sesenta y nueve y en esa posici�n Blanca me dejaba su ano a la vista, no pudi�ndome resistir empec� a chup�rselo y a meter primero un dedo, despu�s otro hasta que se lo dilat� bien, mientras Laura lo estaba viendo todo desde abajo y de vez en cuando me gui�aba un ojo a modo de aprobaci�n mientras le segu�a comiendo el co�o a Blanca. Una vez dilatado su culo, arrim� mi dur�sima polla a la entrada de �ste y comenc� a met�rsela poco a poco hasta el fondo, prosiguiendo con un bombeo que empez� suavemente y termin� siendo una follada salvaje.

En aquella sala solo se o�an gemidos, suspiros y obscenidades propiciadas por el placer, hab�a el ambiente un olor a sexo que a�n me excitaba m�s, mientras segu�a con la follada del culo de Blanca observ� como David se la estaba meneando viendo el espect�culo que est�bamos dando los tres y cuando yo estaba a punto de correrme �l se acerc� y me dijo que se iba a correr tambi�n, nos corrimos a la vez yo dentro de aquel caliente culo y �l sobre las nalgas de su esposa. Cuando le saqu� mi polla del culo empezaron a chorrear tanto mi corrida desde el interior como la de David desde las nalgas y Laura se lo estaba comiendo todo desde su privilegiada posici�n, sin dejar escapar ni una sola gota de aquella leche espesa y caliente.

Despu�s de que nuestras hembras se corrieran una en la boca de la otra, nos vestimos los cuatro, y decidimos irnos a cenar a un restaurante. Mientras cen�bamos coment�bamos lo sucedido y fue cuando me enter� que Blanca y Laura ya se conoc�an, las hab�a presentado una amiga que ten�an en com�n y con la que mantuvieron relaciones de tr�o l�sbico en varias ocasiones, y que todo lo que hab�a pasado hoy hab�a sido premeditado entre ellas, David hab�a sido tambi�n c�mplice a �ltima hora, ya que su esposa se lo coment� ese mismo d�a por la ma�ana, a lo que �l no se opuso porque son asiduos de los intercambios, tr�os y org�as.

relatos porno

Segundo encuentro

Escrito en Intercambios por Relatos Eroticos el Jueves 16 Marzo 2006 a las 5:22 pm

Somos amigos hace un ao y este es el segundo relato que publicamos en esta pgina. Para acordaros, l es un espaol de 50 aos y yo una sudamericana de 25 aos. Nuestro contacto siempre fue por Internet, pero tenemos una atraccin muy grande el uno por el otro. El relato de hoy, ocurri en nuestro mundo imaginario y el escenario fue su casa.

Mientras tomaba un vaso de vino tinto sentado en su silln, yo me puse delante de l y empec a hacerme un strip-tease. A l le encanta cuando le preparo alguna sorpresa. Cada pieza de ropa que me quitaba, senta en sus ojos el deseo de poseerme. Verlo tocando su polla por encima del pantaln me puso a mil… Comenc a acariciarme los pechos y pellizcarme los pezones al mismo tiempo que me acercaba a l contoneando mis caderas de forma muy sensual. Al llegar a su altura me di la vuelta y me dobl por la cintura mostrndole mi bonito culo casi a la altura de su cara. Apart el hilito de mi tanga y comenz a acariciar con sus dedos mi coito hasta que los introdujo muy dentro y comenz un mete saca que me excitaba an mas. Entonces, slo en tanguita, me d la vuelta y me sent en sus piernas mientras el chupaba sus dedos llenos de mis jugos. Met mis dedos en su vaso de vino y los lam con la cara ms cachonda que pude poner nunca.

l no aguant ms y empez a besarme, lamerme, chuparme… Pasaba sus manos por todos los rincones de mi cuerpo, su lengua bajaba por mi cuello hasta mis pechos. Mamaba mis pezones como si fuese un nio… los morda, los lama, los pellizcaba… mmmmm como me excitaba sentir su boca en ellos. Me tumb boca arriba y sigui bajando por mi vientre, donde se detuvo algn rato jugando con mi ombligo. Meta su lengua muy adentro, como si quisiese penetrarlo con ella. Una de sus manos entretanto estaba acariciando mi cltoris haciendo crculos sobre l. Senta mi cuerpo estremecerse cada vez mas excitada. Pero yo quera verlo comiendo mi coo, que ya estaba completamente hmedo… Sigui bajando hasta que lleg a mi coito calentito. Lo dio una lamida que vino del culito hasta el cltoris. Me estremec otra vez de tan bien como lo haca, jugaba con mi cltoris, lo morda, lo chupaba. Besaba los labios de mi coo como si fuesen los de mi boca. Yo quera mas, mas, mucho mas. Quera que metiese su lengua en mi coo, quera correrme en su boca.

Entonces empez meter su dedo en mi coo, mientras jugaba con mi cltoris. Mi respiracin entrecortada lo excitaba mucho y tuvo que quitarse el pantaln, sino iba a reventar. Su polla estaba tiesa, dura, gorda, deliciosa. Pero yo no la quera todava… quera que siguiese comindome el coo… quera gozar en su boca. Sigui comindome el coo, pero mientras lo haca, empez a meter su dedo en mi ano. Nunca haba hecho eso antes y slo aument mi excitacin. Empez a meterme el dedo en el coo y luego en el ano una y otra vez. No pude aguantar ms y me corr como nunca lo haba hecho. l lami todos mis jugos y sigui metindome el dedo en mi culito que ya no ofreca ninguna resistencia. Entonces me puso a cuatro patas y empez a lamerme por detrs. Meta su lengua en mi agujerito mmmmm qu delicia! De repente cogi su polla y puso el capullo en la entrada del agujerito. Aunque nunca me haban follado as, quera sentirla toda dentro de m. Entonces le ped: Mtemela. l sin pensar mucho empez a meterme su polla maravillosa. Primero empuj suavemente su capullo hasta meterlo dentro y continu bombeando y cada vez meta un poco ms. Senta un dolor, pero un dolor placentero. No pares, no pares, le peda. Y l sigui con sus envestidas cada vez ms fuertes. A cada envestida yo gema ms alto. Mis gemidos le ponan mas excitado. No aguant ms y me corr otra vez, luego entre gemidos de placer entrecortados sent como su polla se estremeca dentro de m y como su leche caliente invada mi culito. El tambin se corri de una forma salvaje. Nos quedamos un rato descansando, estbamos exhaustos pero muy felices con lo que nos acabara de acontecer.

Viaje a Madrid (II)

Escrito en Intercambios por Relatos Eroticos el Jueves 16 Marzo 2006 a las 5:02 pm

Cog el sueo enseguida, supongo que debido al alcohol, al baile de las discotecas que me dejaron rendido, al sexo que tuvimos antes, etc…, pero fue tocar la cama, desnudarme y quedarme dormido junto a Patri. Abr los ojos, an estaba agotado, mire el reloj y marcaban las 13:30. Mir a mi lado, y all estaba Patri, desnudita y dormida placidamente. Me levant sin hacer ruido para que durmiese tranquila y fui al cuarto de bao. Al salir de mi cuarto para ir al servicio o gemidos que provenan del saln. La curiosidad me hizo acercarme y observar sin ser visto. All estaban follando Manuela cabalgaba sobre Chus, mientras era enculada a la vez por Alex, estaban haciendo un tro, ver a los tres como gozaban me hizo ponerme cachondo. Me fui de all y fui al cuarto de bao. Haba alguien dentro, se escuchaba la ducha, “Tal vez sea Patri que se ha levantado ya” pens. Entr sin pensarlo y ah estaba Consuelo en la ducha lavndose.

- Disculpa - le dije, algo cortado por haber irrumpido as, sin llamar.

- No pasa nada - me dijo.

Al ver que no le importo, entre dentro.

- En el saln se lo estn pasando muy bien tu novio, Chus y Manuela - le comente dndole poca importancia pero para buscarla.

- Quieres pasarlo tu igual o mejor? - me pregunt.

Haba conseguido lo que buscaba. La verdad que Consuelo me pona sper cachondo (ahora mismo escribiendo esto y recordndolo, me pongo igual) y vindola all desnuda, era algo tremendo.

- Por supuesto - le respond.

- Pasa para el bao - me dijo.

Yo me met en la baera y ella, me empez a frotar el pene con gel de bao, me lo enjuag y me comenz una mamada increble. Despus, me agache y le empec a lamer la vagina y el cltoris. Cuando v lo hmeda y excitada que estaba, la gir y la puse de espalda a mi, introducindole el pene en la vagina, la comenc bombear con un ritmo lento, pero aumentado de forma progresiva, as estuvimos unos minutos (estaba excitadsimo), le introduje un dedo en el ano y vi que entre el gel, el agua y que ella lo haba practicado ms, no me sera difcil meterle el pene por el culo, se lo saque de la vagina y la encule sin piedad.

- Ahh, tranquilo nene - me dijo, le haba hecho un poco de dao.

La introduje ms lentamente y empec a bombear lentamente. As estuvimos un rato. Cuando v que me iba a correr le dije:

- Grate, que tus preciosas tetas quieren mi leche.

Le saque el pene del culo y se gir, con ella agachada, empec a pajearme y a correrme en sus pechos, a ella le encantaba. Estuvo genial. Nos enjuagamos y nos salimos de la ducha. Me fui a mi cuarto para despertar a Patri, pero para mi sorpresa ya estaba despierta. Estaba tumbada de lado y por detrs de ella tambin tumbado, le estaba dando Alex (el cual se haba acabado de follar a Manuela en el saln unos minutos antes).

- Que bien follas Alex - deca Patri.

- Toma, toma. Tienes un culo perfecto - deca Alex.

Me sent incomodo, sobraba en mi propia habitacin, cog mi ropa y sal de all. Fui al saln y all estaban Manuela y Chus comiendo algo. Ya era tarde para desayunar y ya estaban almorzando.

- Te saco algo? - me pregunt Manuela.

- Te lo agradecera Manuela - le respond.

Me sent en la mesa y a los pocos minutos lleg Manuela ya vestida y se sent a comer tambin. Al rato llegaron Patri y Alex a comer tambin. Al acabar de comer, ya nos tenamos que marchar al aeropuerto en un par de horas, por lo que nos sentamos todos en el saln a ver algo la televisin.

- Jugamos a algo?, para hacer tiempo hasta que os vayis - dijo Manuela.

Todos lo vimos buena idea.

- Y a que jugamos? - pregunt Consuelo.

- El juego ya ha empezado - dijo Chus, quitndole la blusa a su novia.

Todos nos empezamos a desnudar y nos vimos inmersos en una orga que iba a ser la culminacin de aquel perfecto fin de semana. Alex empez a chuparle las tetas a Consuelo, su novia. Despus esta le respondi chupndole el pene. Patri me hacia una mamada, mientras Chus le coma la vagina a Manuela. As nos estuvimos poniendo cachondos un buen rato, pero cada uno con sus novias. Entonces Chus se acerc a Consuelo y mientras esta se la chupaba a Alex, l se la follaba a cuatro patas. Yo penetre a Patri a lo misionero, mientras Manuela se acerc a mi y me peda que la penetrara. Yo se la saque a Patri y se la met a Manuela que estaba puesta a cuatro patas. Alex se encarg de ir a Patri y cogersela a lo misionero. Al rato, Alex se tumbo y su novia dejo a Chus y se mont encima de Alex. Chus se fue a por Patri y se la meti por el culo. Yo segua con Manuela pero esta vez, en la postura del misionero. As estuvimos un rato, luego Alex y yo nos cambiamos, yo me fui a follarme a Consuelo (la puse a cuatro patas) y Alex se foll a Manuela (ella le cabalgaba como una salvaje).

Chus fue el primero en correrse y eligi irse en la carita de mi novia Patri, a la cual se estaba follando. Yo me corri a los pocos minutos sobre el culo de Consuelo y Alex que se corri a los pocos segundos detrs de mi se fue en los pechos y cara de Manuela. Nos lo pasamos todos muy bien. Estuvo perfecto. Todos nos preparamos y nos despedimos de Manuela, porque ya nos bamos al aeropuerto. Chus nos acerc y nos despedimos de l. Nos invit a volver. Si se repitiese este viaje ya os lo contar.

Entradas siguientes »

Powered by Relatos Porno